InCultura para todos

Cuando asistes a la consagración de una revista que sopla por tercera vez sus velas y lo hace ofreciéndote un suculento espectáculo de variedades culturales, uno no puede más que suspirar, aplaudir y agradecer el diván de autoayuda que te ha sido brindado desinteresadamente durante un día completo.