The drug shortcut

Hace ya unos años, tuve un momento mágico en la National Gallery de Londres. No esperaba encontrar nada al llegar, más que fantásticas obras de arte, genialidades técnicas y estimulantes de hermanos humanos que contribuyen a donar piezas del puzzle para conformar nuestra percepción del mundo.