Réquiem por el vestido de la Pedroche

Día 54. Hemos sobrevivido. Hace semanas e incluso meses que compro la prensa, ojeando su contenido y sigue sin aparecer. He encendido varias veces la televisión durante una serie de horas concretas y, para mi sorpresa, tampoco encuentro nada en la caja. Las señoras y los señores en los parques ya no comentan el tema. Los chicos adolescentes y, también muchas chicas, han borrado ya la fotografía de su móvil. Incluso he llegado a olvidar de qué marca era el vestido. Pronovias. Ha vuelto a mi mente nada más mencionarlo. Aún no he conseguido pegar bien ojo por las noches pero, poco a poco, mi rutina nocturna está volviendo a la normalidad después del día X. Uvas. Os recuerdo. ¿Me recordáis?, ¿la recordáis?, ¿recordáis el vestido? o mejor, ¿recordáis a la decenas de post, tweets, columnas y artículos que se escribieron sobre EL vestido de Pronovias, EL vestido de la Pedroche.

¿Por qué ya no se habla del vestido de la Pedroche? Anticuado. El tema está anticuado. Hace 53 días que se lo puso, la moda ha cambiado, la información se ha renovado e, incluso ella, ha cambiado de atuendo. Deberemos esperar unos cuantos meses más para volver a verlo y hablar de ello. Es normal y lógico que si la protagonista llevó el vestido la noche de Fin de Año se comentase el tema el día anterior y al otro y el siguiente también y, dos semanas más tarde también. Pero basta. Hasta aquí hemos llegado. Dos semanas una misma noticia siendo el foco de atención es inaceptable. Se ha podido llegar a ver incluso el caso de opositores y adeptos al vestido que comenzaron a llevarse bien y acabaron dándose la razón. ¿Cómo? ¿acuerdo en un debate tan polémico y comprometido como el vestido de la Pedroche?, ¿hasta dónde vamos a llegar? Nos queremos bien opuestos. Queremos debates fogosos y a la vez efímeros. Dos semanas, vuelta y vuelta, para que nos torremos bien y estemos calentitos. No vaya a ser que el debate ocupe más de un mes e incluso lleguemos a pensar sobre la propia naturaleza de la controversia y a tener puntos de acuerdo.

El vestido es el reflejo de la mediatización de la información. El vestido es la cara visible de una problemática que deja de ser foco de atención cuando ya no es rentable. Como si de una revista del corazón se tratase, uso al igual que ellos la palabrería beligerante para argumentar el debate del vestido: Primero aparece en el campo de batalla la soldado. Sola, indefensa, desnuda. Las críticas le tapan hasta la sien. La sociedad, sí, esa masa de personas conglomeradas en torno a una pantalla, se posiciona sin titubear en el bando a favor o en contra del vestido. Pero, como si de la guerra de los seis días se tratase, el conflicto desaparece. El vestido sale corriendo de nuestras redes sociales y de los medios de comunicación. Cristina Pedroche permanece. ¿Qué lleva ahora puesto la Pedroche?

A la presentadora la podemos ver casi a diario en el programa de televisión Zapeando, algunas noches en Tú sí que sí o, de forma más familiar, en sus redes sociales. En Instagram es seguida por más de 1,4 millones de personas. Seguramente su imagen pública a través de Instagram llegue a más personas de las que la ven una vez al año dando las uvas en la Puerta del Sol.

Ya nadie habla de la indumentaria de Pedroche. ¿No nos gusta ya la vallecana?, ¿hemos aceptado sus outfits o acabado por olvidar la polémica?

cristina-pedroche
Foto de la presentadora con uno de los vestidos que ha llevado recientemente en Tú sí que sí

Entendiendo el caso particular de Cristina Pedroche como ejemplo, deberíamos reflexionar sobre este tipo de fenómenos. Noticias, debates y causas profundas pero de corto recorrido. La vestimenta de la presentadora, para mi entender, no fue utilizada como acoso y derribo hacia su figura individual, sino hacia aquello que representa. El mundo mediático, el papel de la mujer en la televisión, la figura femenina en los programas televisivos, etc. Ese debate que suscita el vestido de la Pedroche tiene una gran carga social y justa pero, al estar generada desde los medios de comunicación son estos los que controlan el flujo informativo, cuándo ha de ser viral un hecho, cuándo hemos de dejar de hablar sobre un tema y demás. Cristina Pedroche, como Anna Simón, Pilar Rubio o una ingente lista de presentadoras y colaboradoras de televisión reproducen diariamente la causa del debate suscitado la noche del treinta y uno de diciembre.

Este caso podría haber sido utilizado como modelo para analizar y enfatizar en la necesidad que tenemos como sociedad de repensar la imagen que se transmite a través de los medios. La televisión, desde su inicio hasta la actualidad, se ha caracterizado por la gran capacidad que posee para crear un ideario colectivo, para formar patrones y disipar representaciones alternativas.

Durante varios días fue noticia, durante varios se mantuvo en el escrutinio público un vestido. Una vez pasado el tiempo, podemos ver qué ha dejado ese debate, cuáles han sido sus consecuencias. Podemos ver como no se ha producido ningún cambio significativo en cuanto a aquello que se ponía en relieve. No encontramos ningún giro en la representación de la mujer en la televisión, seguimos siendo cosificadas, humilladas y constantemente expuestas a examen. Seguimos siendo valoradas por nuestra envoltura. Seguimos necesitando maquillaje, trajes triunfales que resalten nuestras caderas o las escondan, tacones que nos eleven unos centímetros más para estar a la altura de los hombres. Seguimos siendo las rubias tontas o las morenas explosivas. Las que solo saben contar chistes malos o las difíciles.

El vestido de la Pedroche no sirvió para nada. Podría haber salido desnuda totalmente, el mundo sigue girando y la televisión siempre encendida.

@Celia Arcos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s