Elogio al reggaeton

Mañana en la batalla piensa en mí. Con esa obra ganó el escritor Javier Marías el premio Rómulo Gallegos. Este galardón, de origen venezolano, tiene como objetivo homenajear a los escritores hispanohablantes. Marío Vargas Llosa o Gabriel García Márquez han sido algunos de los escritores que han recibido el premio además de Marías. En junio de 2013, era el escritor puertorriqueño Eduardo Lalo quién conseguía esa vez el premio con su novela Simone, -guiño a Simone Weil-. De tal manera, Lalo se convertía en el primer puertorriqueño en conseguir el Rómulo Gallegos. Simone es una novela que trata de evocar a través de la nostalgia la idiosincrasia de una país colonial. Una protagonista china, una ciudad desmembrada y profundamente desigualdad son los ejes que tratan de conectar al lector con San Juan, lugar donde se desarrolla la trama.

“Esto es lo que escucho y anoto en la calle. Tras las palabras queda el enigma. Pero todo sabe a plástico, a sol, a baterías doble A de un aparato hecho en China. La única salida sería tener dinero para poder encerrarse o viajar, para recuperarse viendo y escuchando otras cosas. Ése es el único verdadero privilegio aquí. La riqueza permite imaginar que  no se tiene nada que ver con esto.”

Puede que para muchos San Juan solo sea el escenario donde se desarrolla una novela. Pero, para otros no es solo ficción, es realidad. Sin apenas notarlo, hemos pasado noches y noches enteras en San Juan, hemos escuchado el eco de sus habitantes, su cultura y sus anhelos, sin darnos cuenta hemos bailado en la casa de los sanjuaneros. Con apenas diecisiete años, uno de sus habitantes, Raymond Ayala recibió un balazo que le propició la incapacidad para seguir con su carrera de deportista. Las balas en Puerto Rico, como en cualquier esquina del globo, no tienen nombre, solo poseen velocidad y un punto de llegada concreto. Aquella bala impactó en Raymond como podría haber impactado en Laura. Aún adolescente, con una carrera de baseball player -para adecuarnos al tinte colonial- truncada y una hija recién nacida, Raymond hubo que buscar alternativas para poder proseguir con su vida laboral. ¿Qué se podría haber hecho en los años noventa en San Juan, Puerto Rico? La influencia de los ritmos panameños y jamaicanos propiciaron una confluencia entre los distintos ritmos caribeños. A finales de los años 80 y comienzo de los 90, el reggae y el rap se diluían y agitaban propiciando así lo que llegaría a ser el reggaeton. Raymond Ayala encaminó su proyección laboral hacia este ámbito musical, más tarde se convertiría en el hoy conocido, Daddy Yankee. En una entrevista concedida para la BBC, Daddy Yankee explica cómo tras el inoportuno acontecimiento que torció su carrera como deportista, vio una salida favorable en el reggaetón. En esa época en Puerto Rico la salsa se encontraba en pleno auge, su padre de profesión percusionista fue quien le legó ese interés por los estilos musicales caribeños. Durante la entrevista explica además el contexto en el que vivía inmerso. Una madre trabajadora, sin apenas descanso y con dificultades para poder vivir dignamente y, un padre alcohólico y drogadicto. El contexto marca inexorablemente y diferencia la esencia de la persona pero, también, de la cultura y la música. Pero puede que ese contexto sirva así mismo como factor estigmatizador y segregacionista. ¿Cómo sería el reggaetón si no hubiese nacido en el Caribe?, ¿cómo sería este género si hubiese sido generado en un marco occidental?

En general solemos sentir una especie de vergüenza bochornosa cuando reconocemos o reconocen el gusto por este género musical. Se suele achacar los tintes machistas con los que está supuestamente impregnado este género. Pero, a la vista de los micromachismos con los que estamos rodeados tanto en música, como en cine, o en la propia cotidianeidad, resulta un tanto hipócrita tildar por completo de sexista a este género.

A las viejas les tiro con mi retórica mujeriega

Con un poquito de filosofía griega

Pa´que se suelten las pellejas

Y empiecen a picar como avejas

Si no hay pareja

Pues bailamos con la sombra

Aquí no hay alfombra

Aquí bailamos en el fango

Con un poco de charango

Vamos a resbalar esos pies como en tango

Calle 13, Cumbia de los aburridos

Los géneros musicales llevan implícita en sus raíces una marca ideológica, que no política. Sería absurdo no reconocer la relación entre los estilos de vida e ideario de un estilo de música con sus representantes y sus adeptos. Pero, asimismo llega rozar el absurdo el hecho de que por su origen y por el pueblo que represente, un género sea despreciado y desacreditado.

El reggaeton mueve. No solo mueve las caderas y los brazos, mueve la cultura y las conexiones entre distintos puntos del planeta. El cantante reggaetonero Bimbo fue de los primeros en dar un concierto en Japón. El que personas que apenas conocen un idioma, traten de balbucear palabras sueltas y a deshoras en un concierto de un caribeño en Japón es representativo tanto del poder de la música como del ritmo.

Pululan de manera permanente por nuestro imaginario colectivo una serie de estigmas alrededor de ciertas manifestaciones culturales. Dos personas, en la misma ciudad, en el mismo contexto pero con diferentes vías de expresión. Uno la música y otro la literatura. Puede parecer dantesco comparar el arte de las letras con la música que mueve las nalgas y despierta las caderas pero, así es. Daddy Yankee y Eduardo Lalo, dos personas separadas por una distancia insalvable pero a su vez unidas su relación con el medio. Lalo escribe sobre la problemática de la identidad cultural y política de una zona marcada por el imperialismo occidental. Daddy Yankee, un músico que trata de romper barreras a través de sus ritmos y hacer bailar a diferentes etnias bajo el mismo compás.

¿Por qué infravalorar un género que une?, ¿por qué menospreciar la música a través del origen?, ¿elitismo cultural?, ¿racismo intelectual? Seguramente, mientras tanto leeré Simone escuchando Llamado de Emergencia

@Celia Arcos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s