La industria armamentística como negocio

Cualquier empresa o pequeño comercio que pretenda poner en circulación un producto debe tener una financiación, depósito o ayuda monetaria que le proporcione los medios y recursos para fabricar o edificar su objetivo. El caso de las empresas armamentísticas no es ninguna excepción.

Este sector necesita al igual que cualquier otro, la ayuda de corporaciones o entidades financieras que les suministren capital y activos para poder sustentar toda su armadura empresarial. De tal manera, en este punto realizaremos una aproximación sobre aquellas entidades financieras o sociedades que aportan capital de manera directa o indirecta a la industria armamentística. Para una mejor compresión, lo dividiremos entre el ámbito internacional y el nacional. Por lo que respecta al primero, hemos de tener en cuenta la ingente cantidad de empresas que podemos encontrar tanto del sector financiero como de la armamentística. Por esa razón, nos centraremos en los casos concretos de varios países y sus ejemplos más sonados.

 

INTERNACIONAL

En Estados Unidos sobresalen los nombres de tres corporaciones: BlackRock, Capital Group y The Vanguard Group. De manera muy sintetizada, la primera es una empresa de gestión de inversiones y la segunda y tercera son gestoras de fondos de pensiones. BlackRock se situaría a la cabeza de las tres en materia de financiación a empresas armamentísticas con casi 33.000 millones de dólares. Las dos restantes sumarían entre ambas unos 60.000 millones de dólares de inversión en este sector. Uno de los aspectos respetables en el ámbito estadounidense y en concreto sobre la primera empresa mencionada, BlackRock, sería la más que posible elección de su presidente, Larry Fink, como componente en un órgano asesor en políticas públicas, por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Podemos ver ya en este caso un ejemplo de la relación y los entramados que se configuran en torno al sector armamentísticos y la administración pública. BlackRock aporta a la empresa Honeywell 5.060 millones de dólares en créditos.

La corporación norteamericana Honeywell, entre otras muchas fabricaciones, se dedica a elaborar misiles nucleares Trident II. En el momento en que indagamos más encontramos una información publicada por WikiLeaks en mayo de 2015, en ella se exponía el testimonio del marinero británico McNeilly, de la Marina de Guerra, quien dice haber trabajado de manera directa con esta arma y denuncia la falta de seguridad y los fallos que rodean al Trident.

En 2006, la empresa constructora de misiles y radares nucleares, Raytheon, construyó en Arabia Saudí una piscifactoría de gambas.

Para no centrar todo el foco informativo en el caso de empresas estadounidenses, vamos a tratar en las siguientes líneas algunos ejemplos en el ámbito germano. De manera similar, escogemos las tres empresas que mayor cantidad de dinero invierten en el sector armamentístico. En este podium de inversores se sitúa en el primer puesto la entidad financiera Deutsche Bank. En 2006, la empresa constructora de misiles y radares nucleares, Raytheon, construyó en Arabia Saudí una piscifactoría de gambas. financiera Deutsche Bank con alrededor de 5 mil millones de euros. En segundo lugar se posiciona la multinacional alemana Allianz con casi 1.800 millones de euros y por último el banco Commerzbank invirtiendo 1.600 millones de euros en empresas armamentísticas. Por ejemplo, este último banco ha realizado varias operaciones de inversión a largo plazo con la empresa Leonard Finmeccanica. Esta empresa recientemente se ha fusionado con otra hermana del sector, la OtoMelara. Ambas italianas, de esta última se conoce con mayor profundidad su participación en forma de armas en la Segunda Guerra Mundial. Otro de los países sobre los que tenemos información es Francia.

En el caso galo destacamos también tres empresas de renombre. En un primer puesto tenemos BNP Paribas con más de 8 mil millones de euros invertidos en empresas armamentísticas. La mayoría de sus operaciones de distribuyen en varias empresas: la anteriormente mencionada, Honeywell, Boeing, Aecom o Betchell, aunque la lista es amplia. Para resaltar algún aspecto de las empresas citadas podemos rescatar el suceso ocurrido en 2014 en Nuevo México. Allí, tuvo lugar un accidente en un vertedero nuclear subterráneo perteneciente a Aecom. Por otro lado, la red de bancos franceses cooperativos Credit Agricole también está incluida en la lista de entidades que aportan de manera directa o indirecta crédito a las empresas armamentísticas. Credit Agricole ha proporcionado a este sector créditos por valor de más de 7 mil millones de dólares. Recientemente, esta red de bancos ha sido multada por Bruselas por manipular el Euribor. Flour es una de las empresas que han recibido préstamos por parte de estos bancos. La función de Flour es el ensayo y mantenimiento de armas nucleares. Por último, en el ámbito francés, hemos tomado como ejemplo el caso de la conocida aseguradora AXA. Dentro de las empresas armamentísticas que encontramos como clientes de AXA, llama la atención el caso de la estadounidense Raytheon. En 2006, la empresa constructora de misiles y radares nucleares, Raytheon, construyó en Arabia Saudí una piscifactoría de gambas. Estas obras son, dentro y fuera del sector, vistas como una especie de cortina de humo que trata de difuminar el rumor sobre la venta de armas y también atraer la simpatía de estos países.

NACIONAL

Es ineludible hacer una primera mención sobre BBVA. El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, es uno de los referentes financieros españoles en todo el mundo. Ha logrado entrar en los quince bancos comerciales principales en Estados Unidos. Está presente desde en México, hasta Turquía, pasando por Sudáfrica. Pero toda esta reputación puede desnivelarse debido a la alta participación y amplia relación que tiene con la industria armamentística. El BBVA posee acciones a través de fondos gestionados por el banco en más de diez empresas armanentísticas. Entre ellas se encuentra la ya mencionada varias veces, Honeywell, Boeing, o Bae System. En total, esta suma se acciones tendría un valor de más de 26 mil millones de euros. Pero los bancos y, en concreto, BBVA, no sólo participan o se relacionan con este sector a través de acciones. Podemos ver como en el año 2006 BBVA participó gestionando la emisión de bonos de EADS por valor de mil millones de euros. También cogestión la emisión de bonos de otras empresas como General Dynamics o Boeing, estas operaciones se realizaron en 2009 y, en el caso de la última empresa, se planificó su emisión a largo plazo en tres tramos con vencimiento en 2015, 2020 y 2040. Otra de las vías por las que conectan BBVA y el sector armamentístico es por medio de préstamos. Se puede estimar que esta entidad ha realizado préstamos por valor de más de 39 mil millones de euros entre 2011 y 2016. Entre las empresas receptoras de préstamos encontramos de nuevo algunas ya conocidas como General Dynamics, Leonardo-Finmeccanica o Bae System. Para conocer de manera más concreta a qué se dedican estas empresas, encontramos que Bae System es productor de armas nucleares y de uranio. Otra de las empresas que encontramos relacionada con el BBVA es Textrom. Esta empresa estadounidense es conocida por la producción de las polémicas bombas de racimo. BBVA posee acciones a través de fondos gestionados por el banco en más de diez empresas armanetísticas. En total, esta suma se acciones tendría un valor de más de 26 mil millones de euros.

 BBVA posee acciones a través de fondos gestionados por el banco en más de diez empresas armanetísticas. En total, esta suma de acciones tendría un valor de más de 26 mil millones de euros.

El Banco Santander es la segunda entidad financiera española que sobresale por detrás del BBVA en cuanto a relación con la industria armamentística.El modus operandi es idéntico al de la primera entidad. Desde el aporte de créditos, a participación en bonos o acciones. La cantidad de dinero que el Banco Santander poseen en acciones en empresas armamentísticas es de 92 mil millones de euros. Encontramos las ya habituales Honey Well, Boeing, ITT o BAE Systems. En cuanto a créditos, este entiendas a gestionado préstamos por el valor exacto de 1.287.172.840,76 €.

Otro de los casos que más controversia puede causar son los de SEPI o Bankia. La primera de carácter completamente público y la segunda con más de un 50% de participación estatal se encuentran también a la cabeza de inversores en empresas armamentísticas. En este entramado de relaciones empresariales se cruzan los nombres de tres entidades: los menciona donados con interioridad, Bankia y SEPI uniéndose a ellos Indra. Un dato relevante sobre Indra es su inclusión en el ranking realizado por SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), entre los 100 principales productores mundiales de armas. Nos remontamos hasta 2013, poco después de la intervención estatal en Bankia. Alrededor del verano de ese año, Bankia hizo pública su operación de venta del 20% de acciones de Indra con el SEPI. Pero este no ha sido el primer acercamiento comercial entre los tres protagonistas. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales poseía, en la década de los 90, más del 65% de las acciones. Posteriormente, durante los sucesivos años 2004, 2005 hasta 2009, Caja Madrid, la que en un futuro pasaría a formar parte de Bankia, se fue haciendo con las acciones de Indra hasta llegar a ser el principal accionista. En cuanto a Bankia, podemos mencionar con mayor profundidad alguna de las actividades restantes que ha mantenido con este sector, además de con la empresa española Indra. Uno de los polémicos casos es la concesión de un préstamo por parte del banco español a la empresa india Larsen-Toubro. Esta última es conocida por la fabricación de armamento controvertido como armas nucleares y también por la futura construcción de un submarino nuclear para su país.

La empresa española Indra ha sido incluida por el SIPRI en el ranking de los 100 mayores productores mundiales de armas

En el ámbito público no encontramos solamente al SEPI relacionado con la industria armamentística, a este se le unen también el Instituto de Crédito Oficial, ICO, y el Fondo de Garantía de Depósitos de entidades de crédito. Esta primera institución ha realizado concesiones de créditos a empresas como MAXAM Corp o Navantia. Entre algunas de las operaciones que podemos resaltar de Navantia encontramos la relación comercial establecida con Arabia Saudí o Venezuela. En estas operaciones la empresa española ha fabricado, en el caso de Venezuela, o se encuentra en trámites de fabricar corbetas, es decir, buques de guerra. De entre todas las empresas armamentística mencionadas anteriormente únicamente Indra es española. Pero esto no quiere decir que solo encontremos esta corporación en el ámbito nacional. Podemos localizar muchas empresas más como las siguientes: Instalaza, Santa Bárbara, Expal o CASA. La mayoría de estas empresas sirven como proveedores en materia de defensa español.

@Celia Arcos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s